¿Son efectivos los purificadores de aire?

¿Son efectivos los purificadores de aire?

Aunque pueda parecer que los purificadores de aire son unos dispositivos de reciente invención, lo cierto es que ya cuentan con una larga tradición en empresas y hogares. Fue en el siglo XIX cuando se presentaron distintas patentes de los primeros purificadores de aire; científicos como Charles Anthony Deane, en 1830, John Stenhouse, en 1860, o John Tyndall, en 1871, idearon los primeros prototipos de lo que en el transcurso de los dos siguientes siglos se convertiría en un indispensable para el mantenimiento de una óptima calidad del aire en interiores.

La principal función de estos dispositivos es la eliminación de cuantas impurezas se encuentren en el aire, desde el humo del tabaco y el polvo hasta los ácaros o el polen. Como resultado, el aire se mantiene limpio y se erradican los malos olores.

Ventajas de utilizar purificadores de aire

Está más que comprobada la eficiencia de los purificadores de aire en hogares y centros de trabajo, lo que repercute muy positivamente en la salud de las personas desde el primer día de uso.

Los purificadores de aire tienen la capacidad de aspirar todo tipo de humo que se encuentre en el ambiente, así como impurezas o partículas que puedan ser causantes de alergias u otras patologías. Su uso también es muy aconsejable para propietarios de mascotas, ya que son capaces de absorber los pelos de estos animales.

Sin embargo, hay que tener sumo cuidado a la hora de elegir un purificador de aire. Una mala elección puede ser contraproducente y afectar de modo negativo a nuestra salud. Ionizadores de aire, generadores de ozono y purificadores de luz ultravioleta son desaconsejados por una mayoría de expertos por sus efectos negativos en el organismo humano, a diferencia de los purificadores de aire con filtro HEPA (recogedores de partículas de alta eficiencia), que limpian el aire de un modo óptimo sin presentar ninguna clase de efecto secundario en los seres humanos.

Purificadores de aire que debes evitar

Antes de adquirir un purificador de aire debemos tener en cuenta que el dispositivo debe cumplir dos funciones: limpiar el aire de impurezas y que no afecte negativamente a nuestra salud.

Algunos purificadores, como los ionizadores, los ozonizadores y los de rayos ultravioleta, no cumplen con estos requisitos.

Ionizadores de aire

El funcionamiento de los ionizadores de aire consiste en la creación mediante electricidad de aniones (iones negativos), los cuales atraen a partículas de carga positiva, como el polen, las bacteria o el polvo, haciendo que desaparezcan del aire y queden adheridos a muebles, paredes y techos.

Aunque son unos dispositivos bastante utilizados en hospitales y clínicas por su capacidad de frenar la propagación de bacterias y moho, lo cierto es que presentan unas notables desventajas.

La primera, como ya se ha indicado, es que no eliminan los contaminantes, simplemente los dejan adheridos a distintas superficies. Y esta superficies pueden encontrarse en el interior de nuestras vías respiratorias, pudiendo ocasionar afecciones pulmonares y cardíacas.

En segundo lugar, un ionizador puede generar ozono en interiores, algo que no es conveniente ni aunque su nivel sea bajo ya que afecta negativamente a las vías respiratorios y ser muy dañino para personas que sufran patologías como el asma. Si el ozono alcanza altas concentraciones puede llegar a ser mortal.

Ozonizadores o generadores de ozono

Como hemos indicado en el punto anterior, el ozono en interiores es negativo para la salud humana incluso en niveles bajos (y nefasto en altas concentraciones). Los más sensibles a este tipo de purificador son las personas con patologías respiratorias previas, los ancianos, los niños y las mascotas.

Pero no solo hay que evitar cualquier tipo de ozonizador en interiores por un tema de salud, es que además este tipo de dispositivos son muy poco eficientes y no sirven para limpiar el aire.

Purificadores de luz ultravioleta

Al igual que los ionizadores, los purificadores de luz ultravioleta son utilizados en algunos hospitales y clínicas para prevenir la propagación de virus y bacterias. Este tipo de luz dañan el ADN de estos agentes patógenos y destruyen su capacidad infecciosa.

Sin embargo, no todo son ventajas en este tipo de purificador luminoso del aire. Los modelos diseñados para los hogares no suelen tener la suficiente potencia para ser eficaces contra las partículas nocivas. Por otro lado, algunas bacterias no son eliminadas correctamente y pueden volver a estar operativas incluso con una fuerza mayor.

Al igual que ocurre con los ionizadores (y, por supuesto, con los ozonizadores), los purificadores de luz ultravioleta pueden producir ozono, además de tener la capacidad de dañar ojos y piel y ser un agente cancerígeno.

¿Qué purificador de aire elegir?

Los purificadores de aire con filtro HEPA ya venían siendo los más recomendados por los expertos dase hace años, una tendencia que se ha visto notablemente potenciada tras el inicio de la pandemia de Covid-19 en 2020, ya que se han mostrado como los más eficaces para reducir la concentración de coronavirus en el ambiente.

Un purificador con filtro HEPA es capaz de eliminar el 99,95% de los agentes patógenos y contaminantes que se encuentran suspendidos en el aire y que midan más de 0,3 micras de diámetro.

Este tipo de purificador de aire tiene un funcionamiento muy sencillo: mediante un ventilador captura el aire que se encuentra en una estancia y, tras filtrarlo, es devuelto libre de impurezas. Los agentes contaminantes quedan atrapados en el filtro.

Los purificadores de aire con filtro HEPA cuentan con todas las ventajas y ninguno de los inconvenientes de los sistemas señalados en los puntos anteriores. Su total eficiencia en la eliminación de agentes patógenos en el ambiente no tienen una indeseada contrapartida en la salud de los usuarios.

Así, no solo reduce drásticamente la presencia de bacterias y virus (entre ellos el temido Covid-19), también elimina por completo agentes alérgenos como el polvo, el humo del tabaco, los ácaros y el polen.

En respuesta a la pregunta de si los purificadores de aire son efectivos, la respuesta es un rotundo sí, siempre y cuando se sepa elegir el sistema más adecuado para nuestra salud, que sin duda es el de filtros.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Jose Noguera Morillas.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a DigitalOcean LLC que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web usa cookies. Al hacer clic en el botón Aceptar, o al continuar navegando, aceptas su uso. Puedes ver la política de cookies.